Cracovia en 3 días

Cracovia es la antigua capital de Polonia y una de las ciudades más grandes, antiguas e importantes de Polonia. Tiene un encanto especial, además de que por sus calles se respira historia, reciente y triste (por todo lo que sufrió antes y durante la II Guerra Mundial) y mucho más antigua.

Soy una apasionada de la historia relativa al Nazismo, qué hicieron, cómo y por qué. Por ello, Polonia estaba en mi wish list desde hace tiempo. Los vuelos no son nada caros, podéis buscarlos en Kayak (a mi me encanta esta web porque os ofrecen el calendario con los días que hay super-precio para así empezar desde el minuto 1 ahorrando)

La segunda cosa que tenéis que planear antes de viajar es como vais a pagar al llegar. Yo tengo dos recomendaciones: la tarjeta N26 (porque no pagáis comisión en los cajeros y muy poco por el cambio de divisa) y la Bnext (tarjeta-monedero con la que no pagáis ni cambio por la divisa ni por sacar en los cajeros)

Para ir del aeropuerto al centro de Cracovia tenéis varias opciones:

  • Autobús: tanto el 208 como el 252 de día y el 902 de noche. Tarda entre 30 – 40 minutos y cuesta unos 9PLN.
  • En taxi
  • O en un transfer directo, el cual os estará esperando para llevaos direct@s a vuestro hotel.
  • Yo como quería hacer varias excursiones, alquilé un coche en el aeropuerto (que reservé junto al vuelo)

Me alojé en Hostel Jordan Pokoje por los estupendos comentarios que vi,¡ y encantada! estaba todo tan cerca…

Día 1:

Mañana: Minas de la Sal

Nuestro avión, porque viajé con una amiga, llegó a eso de las 9am, así que aprovechamos y como las Minas de la sal están a medio camino entre el aeropuerto y Cracovia (en la ciudad de Wieliczka) fuimos allí directas (si no tenéis excursiones desde Cracovia como esta). Estas minas son espectaculares; por algo de las conoce como la Catedral subterránea de Polonia, hay muchas escaleras, eso si. Datan del s.XIII y desde entonces siguen produciendo sal de mesa. Tienen más de 300m de profundidad y más de 300km de recorrido (tranquilos que la parte turística son solo 3,5km)

A lo largo de ese recorrido que dura unas 4h podréis ver, como en su momento hicieron Goethe, Copérnico o Clinton; estatuas y la Capilla St. Kinga esculpidos por los antiguos trabajadores. Las cúpulas, columnas y altares que quedan (ya que durante la II Guerra Mundial los nazis las usaron como almacén, llevándose por delante parte de su patrimonio.) dejan sin habla. Ya que había animales que nacían y morían allí sin haber visto la luz del sol, y muchos humanos prácticamente lo mismo, por lo que crearon bajo tierra todo lo que necesitaban de la superficie.

Tarde: Antiguo gueto judío

Una de las zonas más emotivas de Cracovia es el barrio y gueto judío, para no perdernos por ahí (porque fuimos con el tiempo contado) cogimos el free tour (así vimos entre otros sitios escenarios de películas como la Lista de Schindler) y luego ya volvimos a los sitios que más nos gustaron; si tenéis suerte caeréis con una guía pelirroja que es un amor y nos fue contando datos curiosos y poco conocidos por el recorrido. Por eso luego nos paramos con más tiempo (ya habían cerrado todo y pudimos recrearnos)

El gueto estuvo rodeado de murallas (de las que quedan ciertos trozos) durante la Segunda Guerra Mundial, allí los nazis hacinaron a miles de familias judías de la ciudad, en condiciones infrahumanas.

  • Sinagoga la Vieja, la más antigua de Polonia.
  • Sinagoga Remuh, destacable por su cementerio.
  • Plaza Nowy, llena de puestos de comida con comida rápida para llevar curiosísima.
  • La Fábrica de Schindler, hoy un museo (si sois unos foreros de esta película tenéis este tour de la película)
  • Plaza Bohaterów, desde donde los judíos partían hacia Auschwitz. Por ello han homenajeado la zona con un Monumento de las sillas, de Roman Polansky.

Día 2:

Mañana

Nosotras nos cogimos el free tour mañanero para ubicarnos un poco, que empieza en la plaza del Mercado, que ya deja boquiabiertos. Con él veréis zonas como las calles Kanonicka y Grodzka, la iglesia de San Andrés o la de San Pedro y San Pablo.

  • Plaza del Mercado, epicentro y lugar más importante del casco histórico donde se encuentra la Lonja de Paños, la Torre del Antiguo Ayuntamiento, la Iglesia de San Adalberto y la Basílica de Santa María (si tenéis tiempo subid a una de las torres para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad) A cada hora en punto, en la Plaza del Mercado de Cracovia el tiempo se detiene y dejan paso al trompetista y a la melodía del story anterior, llamada Hejnal Mariacki. Cuenta la leyenda que conmemora la llegada de los tártaros en el siglo XIII, cuando intentaron invadir la ciudad y el trompetista quiso alertar de su llegada desde la torre más alta de la Basílica de Santa María, pero desgraciadamente una flecha del enemigo le sorprendió, impidiendo así que acabase las últimas notas.
  • Basílica de Santa María, del siglo XII. Tiene dos torres, una más alta que la otra, y para esta diferencia existen dos teorías: La primera dice que la proyectaron dos hermanos arquitectos, por lo que cada uno se encargó de una torre. Pero como ya se sabe que pasa con los hermanos… apareció la competitividad para ver qué torre era la más alta, acabada en el menor tiempo y la mejor: llegaron a tal punto que el hermano mayor, para que su hermano no le ganase, le mató con un cuchillo. Los remordimientos pudieron con él y y se suicidó tirándose desde la torre. De hecho, en uno de los pórticos de la Lonja de los Paños cuelga un cuchillo de una cadena, como símbolo de este crimen…La otra teoría, dice que se construyó una más alta que la otra siguiendo una función defensiva; de esta manera había más visibilidad.
  • Colina de Wawel, a donde se llega disfrutando del Vístala, y donde descansa un dragón que lanza fuego por la boca (digno de ver al atardecer un día que no esté nublado) La leyenda de este dragón dice que bajo la colina donde está el palacio había una cueva donde vivía un dragón (Smok Wawelski), atemorizaba a toda la ciudad matando ganado, animales e incluso personas. El rey Krak tomó una decisión: aquel que fuese capaz de matar al dragón se casaría con la princesa. Muchos lo intentaron sin éxito, hasta que un zapatero una noche mató una oveja, la llenó con azufre, la cosió y la colocó a la mañana siguiente a la entrada de la cueva del dragón. Cuando la comió su estómago empezó a arder y se fue hinchando poco a poco hasta que explotó.
  • Castillo, en él podéis ver las salas de estado, la armería, el tesoro de la corona y la cueva del dragón de Wawel. Si os fijáis en el patio veréis a mucha gente junto a una pared, eso es porque según la leyenda Shiva lanzó 7 piedra mágicas por el mundo cada una relacionada con un cuerpo celeste: Dehli (la Luna), Delfos (Venus), Jerusalén (el Sol), la Meca (Mercurio), Roma (Marte) , Velehrad (Saturno) y la última en Cracovia (Júpiter) Se dice que el chakra que irradia energía de Júpiter está en el presbiterio de la Iglesia de San Gereón (no, lo tiene acceso al público) hay que conformarse con la pared que da a este punto. Dicen que esta piedra protege a la ciudad de desastres.
  • Catedral, con un curioso mausoleo, criptas de personajes ilustres y la campana de Segismundo. Si queréis empapaos bien de la historia de esta zona podéis reservar una visita guiada en español. En la entrada principal de la Catedral de Wawel hay unos huesos colgados, dicen que son de mamut y que si algún día caen, empezarán las desgracias en la ciudad de Cracovia.

Tarde:

Para aprovechar el “calorcito” (yo fui en enero y hacía un frío que pelaba a otras horas) podéis empezar la tarde por el parque y de ahí seguir.

  • Parque Planty
  • Fortaleza y Puerta Florián, única forma de entrada cuando la ciudad estaba amurallada.
  • Colegium Maius, donde entre otros ilustres estudió Copérnico y del que destaca su patio interior.
  • Barbacana, fortificación circular.
  • Calle Florianska, llena de tiendas, restaurantes y fast food.
  • Plaza Maly Rynek, donde si vais en fin de semana podréis disfrutar del mercadillo (con puestos de comida y todo)

Día 3: Auschwitz

El último día lo dedicamos a ir a la excursión más famosa, gore según algunos, necesaria según otros y motivo de mi viaje (al menos para mi) Yo la excursión la hice por mi cuenta, ya que cogimos el coche para poder ir a este tipo de excursiones y además teniendo muchísima suerte porque al llegar quedaban solo 3 plazas para hacer el recorrido en español (y nosotras éramos 2) En caso de que queráis ir de forma guiada desde un principio os recomiendo esta excursión y así os dejáis de los de transporte y la posibilidad de quedaos sin entradas.

La excursión se divide en dos campos: el principal, donde está la cámara de gas y los barracones, y auschwitz II-Birkenau. entre ellos se puede ir andando, aunque la entrada incluye un autobús que os lleva y os trae del principal al II.

Encontraréis alrededor restaurantes, tiendas (incluso dentro food trucks….) a mi me pareció que lo habían banalizado demasiado, culpa mucho de los turistas que van a hacerse fotos saltando, haciendo caritas… con lo que pasó allí creo que deberíamos entrar con un poco más de respeto; pero cada uno que viaje como crea que debe hacerlo.

Si viajáis a esta ciudad en junio tened en cuenta que una vez al año en las calles de Cracovia aparece un invasor tártaro. Durante su pintoresco desfile por la ciudad le acompañan centenas de espectadores que no solo no intentan luchar con él, ¡sino que incluso desean que les dé un golpe con su bastón!
El Lajkonik, conocido también como El Tártaro o el Caballo de Zwierzyniec, es uno de los símbolos de la ciudad. En honor a su leyenda se celebra cada año un desfile (una semana después del Corpus Christi).La leyenda hace alusión a la invasión tártara del año 1287. Cuando los barqueros del Vístula notaron su presencia asaltaron a los tártaros y salvaron la ciudad del saqueo. 
Pero decidieron hacer una broma un poco pesada: se disfrazaron con los trajes asiáticos, montaron sus caballos y entraron en la ciudad. Los habitantes se asustaron, pero al entender la broma empezaron las celebraciones. Desde entonces, cada año, los barqueros se disfrazan tártaros y desfilan por las calles de la ciudad. Durante la parada tradicional de Zwierzyniec a la Plaza Mayor, el Lajkonik toca a los espectadores con su bastón para darles suerte.