Dubai en 2 días

Antes de nada tenéis que tener en cuenta que Dubái no es una ciudad barata. Este es un viaje que se sale de la norma. No es la típica escapara que hacer al tuntún; sino que hay que pensarla y repensarla y, especialmente, reservar con antelación para ahorrar un poco (que con lo caro que es el emirato se agradece) Estaremos muchas horas de vuelo, y eso se paga, pero podéis encontrar precios muy curiosos aquí. Eso sí, para llegar hasta el hotel elegido nos os volváis locos y coged un transfer directo.

Recordad que necesitáis visado, y en sitios como este os agilizan y ayudan el trámite. 
Podéis encontrar alojamiento “económico” en Burj Dubái o Deira. Pero también podéis daos un capricho, tirar la casa por la ventana e ir al centro. Todas las opciones están aquí.

Aviso de nuevo; las actividades y restaurantes suelen ser caros. Por eso os recomiendo que os hagáis con alguna tarjeta turística:

Día 1

  • Deira y Bur Dubái. El Dubai de los emiratíes, donde vive la gente real. Con viviendas de poca altura, torres de refrigeración y mezquitas “al uso”. A destacar, evidentemente, los zocos (muchos de ellos remodelados) y el viejo Fuerte de Dubái (antigua sede del gobierno del emirato) Intentad ir a los puertos de dhows del antiguo puerto de Burj Dubái para ver los contrastes de la ciudad en próximos puntos del tour.
  • Barrio histórico Al Fahidi, construido a finales del siglo XIX por para los mercaderes persas que comerciaban con perlas y tejidos. Repleto de edificios de yeso y coral muy bien conservados. Se puede entrar en la mayoría de los edificios: galerías de cerámica y mobiliario; museos …
  • Mezquita Bastakiya, en Al Fahidi, destaca por su fachada, los grabados decorativos y lascelosías con formas geométricas.
  • Dubai Creek. Río clave en el crecimiento de la ciudad; separa la ciudad en dos partes: Deira y Bur Dubai. Se puede cruzar en abras ( barcas de madera tradicionales, por 1 o 2 dirham) o dhows (un poco más caros)
  • Casa del Jeque Saeed Al Maktoum. Emir hasta 1958. El edificio ha sido reconstruido para mostrar la arquitectura árabe: puertas talladas, formas florales… 
  • Dubai Museum, construido en 1787 con embarcaciones típicas, armas, instrumentos musicales, tumbas…
  • Al Ahmadiya, edificio (como la casa del jeque) museizado para preservar el patrimonio histórico que les queda.
  • Miracle Garden, lleno de color que os hará sentaos en un oasis. Con las plantas han cubierto de todo: castillos, carrozas, un Burj Khalifa enano… ¡de todo! Hay opción de que sea con guía en español.
  • Jumeirah Beach, el calor es lo que tiene, que pide agua, y esta es la playa más céntrica y concurrida (por turistas) 
  • Mezquita Jumeirah, junto a la playa. Es una copia exacta de la Mezquita Al-Azhar de El Cairo.

Día 2

  • Burj al Arab, el hotel más lujoso (7 estrellas) y más alto del mundo (321m) Diseñado siguiendo el modelo de la vela del dhow (barco típico árabe) Ubicado en su propia isla artificial, a la que sólo se puede acceder si se es cliente del hotel (unos 1500€ por noche) o tomando algo en el Skyview Bar (consumición mínima de 50€)
  • Ibn Batutta Mall. No soy de ir a centros comerciales cuando viajo (bastantes hay en mi ciudad) pero este es bonito (y teniendo en cuenta la cantidad de ellos que hay en Dubai alguno hay que ver) ya que está ambientado en los viajes de este viajero del siglo XIV.
  • Dubai Marina Bay. Puerto deportivo artificial lleno de rascacielos (muchos de más de 300m) de más de trescientos metros de altura.
  • Burj Khalifa, es el edificio más alto del mundo y se puede subir a lo más alto para ver a kilómetros a la redonda (aunque hacerlo es carillo y debe hacerse con reserva) pero para mí lo más bonito está a su entrada y de noche, y son las fuentes danzantes que imitan a las del Bellagio de Las Vegas, bailando al son de la música.
  • Safari al desierto (si puede ser al amanecer como este disfrutaréis el doble)

Si tenéis más tiempo os recomiendo excursiones que gente cercana ha hecho y ha salido encantada: