Finde en Marrakech

Para viajar a Marruecos, antes de nada ¡¡buscad el pasaporte!! es obligatorio y debe estar vigente durante la estancia (En cambio el visado no es necesario si no vais a estar más de 3 meses) y después de eso mirad la cartilla de vacunación, cuando yo fui me recomendaron que me pusiese la del Tétanos, la Triple Vírica y la Hepatitis A; y para salir a pueblos o desierto la Fiebre tifoidea, la Hepatitis B, la Rabia, la Gripe y la Neumocócica.

Sobre todo si sois mujeres os recomiendo que visitéis el post Como vestirse en países musulmanes, ya que algunos tienen unas normas un poco estrictas. No es el caso de Marruecos, pero más vale pasarse de respetuosa. 

En Marrakech me alojé en el Riad Dar El Bahja y Spa, porque pienso que ir a Marruecos y no alojarse en una riad es como no haber ido a Marruecos (además, los desayunos son increíbles) Pero podéis ver otras aquí a muy buen precio. Para llegar hasta el alojamiento desde el aeropuerto de Menara hay varias opciones: autobús, taxi (donde os tocará regateas ¡bienvenidos a Marruecos!) o reservar un transfer directo.

En esta guía os propongo varias ciudades y algunas escapadas que os dejarán con la boca abierta, Marruecos tiene lugares que nos hacen pensar que nos hemos teletransportado. 

Los vuelos más económicos son a Marrakech, si miráis esta web podéis encontrar precios tan buenos como el mío, que conseguí ida y vuelta por 46€. Y desde ahí ya moverme en transfer o bus. Hablando de dinero, la moneda marroquí es dirham; para cambiar podéis hacerlo en vuestro banco o en casas de cambio, pero cobran bastantes intereses; mi opción suele ser o sacar directamente allí en cualquier cajero y, sobre todo, con tarjetas como N26.


Día 1: Marrakech

  • Puerta de Bab Agnaou, una de las 19 puertas de la ciudad construida en el XII por el Imperio Almohade. Actualmente es Patrimonio Mundial de la UNESCO. 
  • Tumbas Saadís, del XVI y XVII y redescubiertas en 1917, zona de gran belleza arquitectónica y que, por ello, son, también, Patrimonio de la Humanidad.
  • Plaza des Ferblantiers (plaza de los hojalateros) al sur de la Medina y completamente rodeada de pequeños talleres de productos de metal.
  • Palacio de la Bahía, una de las obras arquitectónicas más importantes de la ciudad. Construido a finales del XIX buscando ser el palacio más impresionante de todos los tiempos. Ocupa 8 hectáreas y cuenta con 150 habitaciones (pensadas para alojar a las 4 esposas y las 24 concubinas) y diversos patios y jardines. El palacio se encuentra vacío (a la muerte del dueño las concubinas y esposas lo desvalijaron) por ello creo que, para entender lo que estáis viendo, es recomendable contratar un guía turístico. El precio es de 10 dirhams y abre todos los días: de 9:00-17:00h.
  • Museo Dar Si Said, o museo de Artes Marroquíes; inició siendo la residencia de un mandatario. Tiene varios patios y dos plantas, de hecho la decoración más llamativa está en el patio y la segunda planta.
  • Plaza Jamaa el Fna. Plaza principal de la ciudad, en constante transformación, ya que de día arranca de aquí el zoco y por la noche se llena de mini-puestos de comida, vendedores ambulantes, shows callejeros…
  • Zoco; en el que, queráis o no, os perderéis. Y ahí está el encanto: en las montañas de especias que le echan un pulso a la gravedad, los olores, gritos brillos…
  • Medersa Ben Youssef. (explicación: una medersa es una escuela de estudios superiores musulmana especializada en estudios religiosos) Se trata de la escuela más importante y grande del país. Destaca su patio interior. Abre todos los días de 9:00-18:00h y entrar cuenta 10 dirham. 
  • Museo de Marrakech. Palacio de finales del XIX donde residió el antiguo ministro de defensa. La entrada son30 dirham y abre todos los días de 9:00-18:30h.
  • Qoubba almorávide, último testimonio del arte almorávide de la ciudad (edificación más antigua de toda la ciudad)
  • Souk Foudouq Ouarzazi, antigua caravana del desierto reacondicionada como zoco.
  • Mezquita Koutoubia, (mezquita de los libreros) mezquita más importante de Marrakech y fue una de las mayores del mundo islámico cuando finalizó su construcción en 1158. Destaca su gran minarete de 66 metros de altura.

Para el día siguiente tenéis dos opciones: alquilando coche (en cuyo caso no os limitan los horarios de nadie, sois vuestros propios guías, pero contáis con el handicap de no entender ciertas señales), en taxi o hacerlo a través de transfer con guía.

Día 2: Cascadas de Ouzoud

Estas cascadas están situadas a 150 kilómetros de Marrakech, en la cordillera del Atlas, y son famosas por tener una caída de agua de más de 100m de altura que provienen del río Ouzoud. Es el lugar perfecto donde tomar un inesperado baño (teniendo en cuenta la imagen de zona desértica que todos tenemos de Marruecos) aunque hay que tener en cuenta, por favor, donde estamos: es una zona montañosa y llena de vegetación por donde pasean y viven bereberes (es decir, que su idea del semidesnudo femenino en público es un poco arcaica) Paseando por los alrededores se pueden rodear las cascadas por ambos lados y ver, con suerte, a sus habitantes más graciosos, los monos.