La Habana

Viajar a Cuba para mi era un sueño (si, Dirty dancing 2 me impactó mucho) Iba preparada para estar rodeada de parejitas, ya que es un destino típico de lunas de miel, y para oír hablar mucho del Che. Pero quedé tan impresionada que volvería 1 y 1000 veces a ver a esas melosas parejitas paseando p or la playa.

Antes de viajar. La salud. Tanto por las famosas vacunas; No hay obligatorias, pero sí que son recomendables la hepatitis A, hepatitis B, tifoidea y la rabia. La info la encontrareis en las webs de sanidad. Como por el seguro de viaje, que es obligatorio.

Por otro lado, la moneda. En este país tienen dos monedas: el peso cubano (CUP; moneda nacional, para pagar lo cotidiano: transporte, comida…) y el peso convertible (CUC; utilizado generalmente en sitios turísticos: trasporte turístico, souvenirs…) Cuando lleguéis la mejor idea es que cambiéis en las CADECA (casas de cambio) y por CUC, que es de lo que más gastaréis. De hecho, hayáis oido lo que hayáis oido ¡no traigáis dólares americanos! cobran una comisión del 10% por el cambio.

En cuanto a alojamientos. Son bastante baratos, y aunque se estila el Airbnb, yo opté por llevar el alojamiento desde España en un hotel a bastante buen precio. Y de hecho con desayuno incluido me salió por 16€ por noche.

Los vuelos son bastante caros (estamos cruzando el charco) y largos. Pero comprando con antelación y sabiendo donde buscar se pueden encontrar vuelos bastante curiosos, como el mío por 541€ idea y vuelta, que encontré aquí. Para llegar desde el aeropuerto al centro podéis ir en taxi o coger un transfer directo.

Pero ese dinero se compensa con lo barato que sale comer y beber. La comida cuesta entre 50cent y 5€: en función de si optáis por ventanillas (locales donde se vende comida, sobre todo rápida tipo pizzas y bocadillos, a través de las ventanas de las casas) o restaurantes (en un blog leí la recomendación de La Flor de loto del barrio chino y es espectacular) Y la bebida ¿Qué decir de la bebida? En La Bodeguita del Medio se inventó el mojito y el daiquiri en la Floridita. Pero la fama ha hecho que los precios se encarezcan, en otros sitios están igual de buenos y por ¡4 y 5 veces menos! Tenéis que probar también la bebida local: la canchánchara, a base de limón, miel y aguardiente.

Para moverse por allí lo más económicos son los taxis compartidos (almendrones o furgonetitas) o los camiones (buses locales muy baratos) Los almendrones inundan La Habana, coches antiguos propios de las películas de los años 50; y de hecho es que así es: los estadounidenses que vivían o estaban en Cuba escaparon cuando la Revolución cubana consiguió la victoria y sus coches y casas fueron confiscados y distribuidas entre los cubanos.

Día 1

  • Plaza de Armas
  • Catedral de La Habana. Se puede subir a su campanario por 2 CUC.
  • La Habana Vieja. La parte mejor conservada de la ciudad 
  • Hotel Nacional de Cuba, punto de los principales miembros de la mafia estadounidense en el 46.
  • Heladería Coppelia
  • Universidad de La Habana, la más vieja de Cuba y una de las más prestigiosas.
  • Callejón de Hamel, sitio genial para los amantes del arte callejero.
  • Che, José Martí y Camilo Cien Fuegos en la Plaza de la Revolución, lugar donde se suele reunir el pueblo en marchas y protestas.
  • Castillo de San Salvador de la Punta.
  • Paseo del Prado, avenida llena de artistas y vendedores.
  • El Museo de Bellas Artes (5 CUC).
  • Museo de la Revolución (4 CUC).
  • Capitolio. inspirado en el de Washington.  
  • Parque Central, con una estatua dedicada a José Martí.
  • Pasea por el Malecón (No os perdáis el atardecer aquí)

Día 2

  • Visita el Castillo del Morro
  • A las 21.00h tiene lugar la ceremonia del cañonazo, que rememora el disparo del cañón durante la época colonial para avisar del cierre de las murallas de la Ciudad Vieja. Se hace desde la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, y para llegar es mejor hacerlo en taxi.
  • Barrio El Vedado, con antiguas mansiones, avenidas amplias y ambiente elegante y refinado. Vedado antiguamente a las clases trabajadoras.