Milán en 3 días

A mi aun no me ha dado tiempo a ir a muchos sitios. Además, siempre que preparo mis viajes miro en mil sitios, por lo que creo que contrastar información es la mejor idea. Por ello he creado esta sección, donde otros viajeros empedernidos como yo os propongan sus itinerarios y expliquen sus viajes. Tanto de destinos en los que yo no haya estado como en los que sí, teniendo así otro punto de vista. Espero que los disfrutéis tanto como yo.

Su nombre es José Luis, tiene 42 años y ¿¿le encanta viajar!! Afirma que los viajes y la fotografía son el motor de su vida. Es de los que planifica los viajes al dedillo teniendo en cuenta todos los detalles para aprovechar hasta el último segundo tratando de visitar todos los lugares posibles que el tiempo permita. Para ver todos sus viajes y tremendas fotos os dejo su Instagram.

Milán es una de las ciudades que más me ha sorprendido. Nadie la tiene como un destino Top, pero realmente vale mucho la pena para pasar un puente o un fin de semana largo. Como ya sabréis para viajar a Italia únicamente es necesario el DNI. La ciudad de Milán está excelentemente comunicada y se encuentra a tiro de piedra de algunos de los más bellos lugares del norte de Italia. Tanto su clima, como sus gentes y forma de ver la vida se parecen mucho al nuestro, lo que facilita mucho las cosas. De hecho a mí personalmente me recordó bastante a Barcelona como ciudad. Además dispone de metro y tranvía lo que permite llegar a cualquier lugar de forma sencilla huyendo del, eso sí, caótico tráfico. 

Transporte y Alojamiento-Avión: No cabe duda que la forma más cómoda de viajar a la capital lombarda es a través del avión. Desde Barcelona encontramos diversas compañias Low cost como Vueling y Ryanair que ofertan vuelos con bastante frecuencia a muy buenos precios. Eso sí, hay varios inconvenientes: el más importante es que en caso de huelgas, paros u otras visicitudes aeroportuarias estos vuelos tiene muchos números de ser cancelados (como me ocurrió a mí…). El otro inconveniente es que muchos de estos vuelos llegan o Salen del aeropuerto de Bérgamo (a más de una hora de Milán), con lo que hay que estar atentos a donde llegamos y luego desde donde regresamos a casa (Malpenza o Bérgamo). Una opción es coger un transfer.


-Coche: No lo recomiendo para tan pocos días por dos motivos principales: primeramente decir que hay infinidad de peajes durante el camino (llegas a perder la cuenta de las veces que pagas…) y sinceramente creo que para ir en pareja no vale la pena para nada ya que los vuelos suelen ser baratos. La ventaja del coche es que vas totalmente a tu aire, lo que te da libertad para visitar los alrededores de Milán que están realmente bien y merecen mucho la pena. Yo o cogía esta opción o me quedaba sin viaje, así que…


-Alojamiento: Nosotros nos alojamos en el hotel Best Wetern Antares Concorde, un hotel de cuatro estrellas con estética de principios de siglo. Hay que decir que los precios de los hoteles son bastante asequibles, con lo que vale la pena coger un hotel decente para descansar correctamente. En nuestro caso muy contentos, parking gratuíto, buen restaurante para comer y cenar si se desea (caro, eso sí) y desayuno más que decente. Además se encuentra en una zona comercial con bastantes restaurantes y a tres minutos de la parada de Metro de “Turro” (L1, roja) que en menos de diez minutos te deja en la puerta del “Duomo”.


Restaurantes: Para amantes de la pasta como yo Milán es un lugar donde cualquier sitio es bueno para comer o cenar. A mí me gustó especialmente el “Panini Durini”, una franquicia de comida rápida de calidad con buen ambiente y buena música. Os lo recomiendo!!. (yo repetí).
Para moveos por Milán tenéis la Milán Pass


Día 1: -Los vuelos Low cost a Milán suelen salir bastante pronto, con lo que sobre las 10 o 10:30 puedes estar en la Plaza del Duomo. Veréis que la plaza está abarrotada de gente, con colas interminables y controles de seguridad por todos lados, pero que no cunda el pánico, lo tienen todo controlado. Si sois previsores llevaréis compradas e imprimidas de casa las entradas para las terrazas del Duomo, uno de los imprescindibles de la ciudad. Las colas más largas son para comprar las entradas de las terrazas y para entrar a la catedral SIN entrada a las terrazas, con lo que con vuestra entrada no hay colas. En el interior de la catedral podéis adquirir audioguías en castellano.


Terrazas del Duomo: Yo escogí la entrada con subida a pata, pero por cuatro euros más podéis subir en ascensor (en mi opinión no vale la pena para nada). Una vez arriba… Nada menos que 135 agujas, cada una coronada por una estatua, se elevan hacia al cielo desde lo alto de la Catedral de Milán. Un bosque de columnas construido para ser visto desde la distancia, y desde abajo. Pero con un nivel de detalle tal que, cuando subes hasta la terraza, no puedes evitar quedarte boquiabierto. Son varios los niveles de terraza/azotea en la catedral .El más grande, en el que llegan a ofrecerse conciertos de música clásica, es el más alto de todos y se encuentra sobre el techo de la nave central. Bajo la atenta mirada de la Madonnina, a 108,5 metros de altura sobre la plaza, uno se encuentra en el paraíso de la arquitectura gótica.
– Galerías Vittorio Manuelle: Se encuentran justo enfrente de la catedral y alberga tiendas de importantes firmas de la moda como Prada, Gucci y Louis Vuitton, pero también encontrareis interesantes tiendas de Zara y otras marcas más asequibles a buen precio. Después de una mañana ajetreada este es un buen lugar para comer, ya que hay variedad de restaurantes para todos los bolsillos. Eso sí si no queréis hacer interminables colas debéis ir pronto, sobre la 1. Además de ofrecer refugio ante el implacable sol del mediodía o la lluvia, las galerías nos ofrecen un extraordinario mosaico en su techo que representa los continentes, así como el famoso toro del escudo familiar de los Savoia, que se encuentra justo en el octógono central de la galería.Todo viajero que se precie debe pisar el toro y girar sobre si mismo con los ojos cerrados si quiere tener buena suerte durante todo el año.
Basílica Di Santa Maria Presso San Satiro: Tras el merecido descanso vale la pena buscar esta iglesia algo escondida pero preciosa que se encuentra muy cerca de la plaza del Duomo. Es famosa por albergar el “falso coro” de Bramante, obra maestra de la pintura en perspectiva italiana. Si os acercáis al altar veréis el secreto que alberga.
Piazza Dei Mercanti: ofrece una bonita vista de la Catedral de Milán en la distancia. Esta plaza representaba en la edad media el centro neurálgico comercial e institucional de la ciudad y aún hoy en día está repleta de representativos edificios (alberga diversos palacios).
“Vía Dante”: Se trata de una calle peatonal que te llevea directamente desde la Plaza dei Mercanti hasta la plaza Cairoli . Sería el equivalente en Milán a las Ramblas de Barcelona. La calle está repleta de restaurantes, comercios de todo tipo, puestos de venta ambulante y personas que intentan ganarse la vida con espectáculos tanto visuales como musicales. Es para tomarse el paseo con calma porque hay gente que lo hace realmente bien.  
Plaza Cairoli Y Castillo Sforzesco: Desde la plaza se observa el Castillo Sforzesco. Está repleto de museos, pero nosotros nos limitamos a pasear por sus jardines y a observar sus torres y murallas. El castillo fue construído como fortaleza en 1368, para ser transformado posteriormente en un espléndido palacio que quedaría totalmente destruído durante la república Ambrosiana. La familia Sforza se esforzó por convertir el castillo en una de las cortes más impresionantes de italia. Tras diversos “contratiempos” (Napoleón ordenó su demolición en 1801) se debatió su futuro durante los últimos años del S.XIX, y finalmente fue restaurado (1905). 
– Parque Sempione: Que mejor lugar para finalizar la jornada que este fantástico parque lleno de zonas verdes, estanques y patitos. Aquí os podreis tumbar a descansar en el césped o degustar un cóctel en alguna de las terrazas con fantásticas vistas que se pueden encontrar. En este mismo lugar podréis subir a la” torre Branca”, una torre de metal de 108 metros donde por 4€ tendréis excelentes vistas de la ciudad y apreciar la belleza del Arco Della Pace.


Día 2: 

Yo ya llevaba contratado la excursión al Lago di Como desde casa pero si hubiese sabido con antelación que tendría que viajar en el coche sin duda que lo habría hecho por mi cuenta, muy sencillo y mucho más económico.. El punto de encuentro es en la oficina de turismo, en la Plaza Cairoli, las 8:15. La excursión puede contratarse directamente allí sin problema, aunque dada la alta afluencia de visitantes en estas fechas (puente de Mayo) optamos por contratrarla por internet . El trayecto en autocar hasta Como dura como 1 hora. La ciudad puede visitarse en aproximadamente 1-1,5 horas. Fantástica su catedral Gótica así como el casco antiguo que finaliza en las murallas. Si vais en coche o en tren desde Milán es muy sencillo, y allí mismo podéis comprar los tickets para el Ferry.


-Lago de Como: Si vais a Milán no os podéis perder este paseo de dos horas en Ferry, realmente expectacular. Os recomiendo que pidáis mesa en el comedor y comais allí, podreis apreciar las vistas con un ventanal para vosotros solos , sin la molestia del viento, frío lluvia y sobretodo la gente… en los asientos de cubierta es un sálvese quien pueda. Ahí acertamos de lleno, ya que ahorramos tiempo para visitar Bellaggio y también para el bolsillo, el menú estaba bastante bien y otra gente nos comentó que en Bellaggio los restaurantes eran carísimo y de dudosa calidad. Importantísimo también coger sitio en el lado izquierdo de la marcha, que es donde apararecen todos los pueblecitos y villas de ensueño como la Villa Oleandra , famosa por ser lugar de veraneo del actor George Clooney o la Villa Balbianello que aparecen en películas como “Casino Royale” de James Bond o “Star Wars , el ataque de los Clones”.
Bellagio: En Bellaggio resulta imprescidible acercarse hasta ”La Punta”, lugar donde confluyen los dos ramales del Lago, el de Como y el de Leco. Hermoso lugar. Posteriormente os podréis perder por las calles de Belagggio, que la verdad , es un pueblo que vale la pena visitar. Está todo muy cuidado y sus calles desprenden cierta magia. Si vais en tren desde Milan deberéis cuadrar los horarios de los ferrys con los de los trenes para no encontraros con sorpresas o eternas esperas. Pero creo que es bastante sencillo.
-Milán de Noche: Después de un día para recordar me pareció buena idea recorrer las zonas del centro de Milán que no pudimos visitar el primer día como el Teatro della Scala y la Piazza della Scala que se encuentran junto a las Galerías Vittorio Manuele. Finalmente creo que es imprescindible acabar un día en la Piazza del Duomo para apreciar como se van encenciéndo las luces y el lugar adquiere magia. Vale muchísimo la pena. 


Día 3:

-Santa Maria delle Grazie: Otro de los imprescindibles de Milán. Si eres amante del arte y te apetece ver “La última Cena “de Leonardo Da Vinci deberás coger día y hora con MUCHO tiempo de antelación para poder disfrutar de la visita. Ojo, que los lunes cierra así que hay que tenerlo en cuenta. La iglesia se encuentra junto a la estación de Metro de Cardona (Línea 1/Roja). La iglesia en sí es una más, pero el cuadro…
– Basílica de San Ambrosio,: Una de las más antiguas de Milán (S. IV-S. X). El exterior de esta iglesia de estilo románico cuenta con un atrio, tumbas y algunas torres mientras que en el interior encontramos muchos mosaicos y capillas. También encontramos una cripta donde se encuentran las reliquias de San Ambrosio y el Emperador Teodosio. Sin duda una visita muy recomendable.
-Columnas de San Lorenzo: Se trata de los pocos restos romanos que quedan aún en pie en Milán. Fueron construídas en el S. II y llevadas en Milán en el S. IV para la construcción de la Iglesia de San Lorenzo (se encuentra justo enfrente de las columnas). Esta Iglesia, con forma redondeada es de las más bellas que hemos visitado en Milán, y cuenta en su interior con infinidad de pinturas y grabados que parecen ser muy antiguos. Muy bonita tanto por fuera como por dentro. En la misma entrada de la Iglesia hay una estatua del emperador Constantino.
– Los Naviglio y puerta Ticinese: La puerta es una Arco que puede apreciarse desde muchos metros de distancia. De estilo neoclásico, nos muestra una de las salidas de Milán , concretamete hacia la ciudad de Pavia. Junto a la puerta encontramos los canales de navigli, que Leonardo Da Vinci se encargó de perfeccionar para mejorar el transporte de mercancias y las comunicaciones de Milán. En mi opinión es una zona perfectamente prescindible si se se está falto de tiempo, pero en caso contrario es ideal para pasear y tomar algo. Si sois aficionad@s a las salidas nocturnas este es vuestro lugar en Milán, ya que ofrece cantidad de restaurantes y locales de ocio.