Que ver en Bruselas

Bruselas es la capital de Bélgica y sede administrativa principal de la UE, se habla francés, aunque entienden perfectamente inglés la mayoría, y flamenco (algo imposible de comprender) 

Bruselas, capital de Bélgica, tiene historia hasta en su nombre. Etimológicamente tiene dos opciones que explicarían su nombre: por un lado, basándose en que en la edad media el territorio era un área pantanosa con arroyos que creaban islitas y que en una de ellas se creó un pequeño pueblo alrededor de una ermita se explicaría el nombre, pues en neerlandés medieval  broek (dicho [bruk]) significa pantano y sell significa ermita. Por otro lado hay quienes sostienen que la ciudad estaba habitada por los celtas en la montaña de San Miguel y luego fue ocupada por los francos, lo que explicaría la similitud con la ciudad gala Brixellum» (actual Brescello) 

Para llegar del centro al aeropuerto hay varias opciones: tren, taxi, transfer directo y bus; yo preferí la opción del tren, que vale 8,5€ hasta la Gare du nord (eso si, si vais a mi misma estación cuidado con la salida que cogéis, la trasera da al barrio rojo belga, si tiene, y la gente que hay ahí no es muy recomendable, os explico todo esto en el post de Cosas que saber si viajas a Bruselas) Me fui de jueves a domingo, y me alojé en el Hotel Maxhotel, os dejo la info de Booking, y ya no os digo nada de los descuentos porque los han quitado  pero el hotel estaba súper bien por 290€.

Para comer hay muchas opciones, como buena capital europea, pero os adelanto que son famosos por las patatas fritas, de hecho dicen que las mejores frittes de Bruselas están en la Maison Antoine en la Place Jourdan. El plato estrella son los mejillones con patatas fritas (moules-frites) Si queréis probar comida típica hay que optar por la Carbonnades flamandes (carne estofada en cerveza belga) y las albóndigas, yo me quedé sin catar ambas al no comer carne, pero a patatas y mejillones ¡me puse tibia!

Restaurantes:

-Fin de Siècle, Rue des Chartreux 9, Bruselas 1000, Bélgica. Aquí tenéis el plato del día por 5,8€ (algo que está genial teniendo en cuenta que el precio medio de un plato en Bruselas es de 18€) Es uno de los sitios donde no admiten tarjetas de crédito.

-Fritland, Rue Henri Maus, 49, en la plaza de la Bolsa (bocadillos enooooooormes, ya veréis el metralleta ya, y patatas fritas) otro de los que solo admiten efectivo y con unas colas enormes.

-Para los mejillones, Chez León, de nuevo, os hablo de él en el post de Comer bien en Bruselas por poco.

-Para comer chocolate Neuhaus Galerie de la Reine – L’atelier de Neuhaus, Galerie de la Reine 29, Bruselas 1000

Si os gusta la cerveza, a mi no (soy un poco rara, lo sé) tenéis que ir a Delirium, una cervecería con la mayor variedad de cervezas todo el mundo (más de 3.000 tipos internacionales de cerveza). Su emblema del elefante rosa que me encantó. 

😦

Algo que me sorprendió en la mayoría de las ciudades que visité, sobre todo en Bruselas, como Capital Europea con mayúsculas, es la gran cantidad de sitios en los que no se admite el pago con tarjeta. Por ello os recomiendo esta tarjeta, ya que el cambio de divisa y los tres primeros reintegros en cualquier cajero no los cobran. Si usáis este link os dan entre 5 y 10€ por el mero hecho de haceos la tarjeta 

El día que llegué empecé a patear, quería haber cogido un free tour pero llegué demasiado tarde   así que me fui a:

Jeanneke Pis, Versión más reciente y en femenino del Manneken pis (en la puerta de la Cervecería Delirium)

Galerías Saint Hubert; diseñadas en 1847, fueron de las primeras de este tipo de toda Europa. Las típicas de pasearse a lo Audrey Hepburn.

Zinneke Pis, estatua que representa a un perro haciendo pis.

Mural The Angel (Rue des Chartreux 19)

Edificio de la Bolsa.

Grand place, su origen se remonta al s. XV cuando era un mercado de abastos. Está compuesta por edificios de diferentes estilos arquitectónicos: gótico, barroco, neogótico o neoclásico. En ella se encuentran el ayuntamiento (edificio que sobresale sobre del resto por sus 96m, a los que hay que añadir los 5m de la escultura del arcángel San Miguel que lo corona, patrón de la ciudad. Su interior es visitable y gratuito) En Le Pigeon (números 26 y 27), se alojo Víctor Hugo. En la plaza también está el Museo de la Ciudad (en el interior de la Casa del Rey) La mayoría de los edificios restantes son casas gremiales (en agosto de 1695 la plaza quedó destruida por los cañones del ejército francés, pero se restauró en solo cuatro años, dando lugar a la vista actual). Junto a la plaza está la estatua de bronce de Everard t’Serclaes, dicen que tocar su brazo trae suerte, de ahí que esté tan desgastado. Si vais de noche os enamoraréis todo en lila, ahora, si vais en navidad los edificios tienen luces blancas (bajo mi punto de vista pierde bastante) 

Boutique Tintin

Manneken Pis, réplica de la estatua de bronce del s. XVII que se ha convertido en símbolo de la ciudad, que representa a un niño orinando. Como ha sufrido varios intentos de robo ahora es una réplica (el original, junto con los más de 600 vestidos que le ponen está en el Muso de la Ciudad) Luis XV le regaló un trajecito, desde entonces unos 180 días al año el niño aparece vestido con diferentes trajes. 

De esta figura existen dos leyendas: la primera dice que el hijo de un duque tocaba en las calles del centro de Bruselas. En algún momento durante su juego, el niño sintió una necesidad urgente de orinar. Lejos de su casa y en un barrio desconocido, decide hacer sus necesidades frente a la puerta de una antigua casa, entre la Rue du Chêne y la Rue de l’Etuve. Desafortunadamente, esta era la casa de una bruja vieja y malvada. La bruja vio al niño en acción y se enfadó mucho “¡Cómo te atreves Maniquí, meas delante de mi casa! Voy a hechizarte. ¡Que te quedes para siempre en esta vergonzosa posición!”. Devastado por la pérdida de su único hijo, el duque ordenó que se hiciera una fuente en honor a la memoria de su hijo. La estatua del niño pequeño ha estado en su centro desde entonces. 

Mientras que la segunda afirma que en el s. XII, hubo una batalla entre las fuerzas del duque local de Grimbergen en Bruselas (otras versiones dicen que fue una batalla entre los españoles y los belgas). El Duque era muy viejo y murió, dejando su imperio en manos de ávidos invasores. Afortunadamente tuvo un hijo, pero el joven Duque sólo tenía dos años. ¿Cómo podría defender el imperio de su padre y llevar a sus tropas a la batalla? Sin embargo, sintiendo que el hijo podría traerles suerte, las tropas `siguieron’ al joven Duque hacia el campo de batalla de Ransbeek. Lo metieron en su cuna y la colgaron sobre un roble que supervisaba el campo de batalla. Apartado por cuarta vez, el ejército estaba perdiendo la esperanza. Cuando el enemigo llegó al Árbol, el joven duque se despertó, y se alivió sobre los soldados enemigos. El ejército del muchacho se echó a reír. Las risitas levantaron sus espíritus y les dieron suficiente valor para luchar hasta el final. Ganaron la batalla y salvaron Bruselas. Para conmemorar la victoria, se construyó una fuente llamada “Manneken Pis” junto al roble donde tuvo lugar la batalla. 

Barrio de Sablon, conocido por sus anticuarios, sus galerías de arte y sus chocolateros; de él hay que destacar la iglesia gótica Notre Dame du Sablon, lugar de peregrinación desde que se construyó en el XV; el palacio de justicia (edificio de 1883 (durante años fue el edificio más grande del mundo, para lo que demolieron de más de 3.000 viviendas. El acceso es gratuito), cerca del palacio de justicia hay uno de los murales de Tintín, junto al Centro Cabraliego (donde por cierto se come de lujo) y otro de  Blondin & Cirage (Rue des Capucins 15,) y por el mercadillo que cada fin de semana celebran (sobre todo con objetos de plata y libros)

-Mercado de las Pulgas, mercadillo callejero que pervive desde 1919 en el barrio Les Marolles. Se celebra de lunes a domingo de 7AM a 14h.

-Porte du Hal, la única de las siete puertas que queda de la época medieval de la ciudad amurallada.

Barrio Europeo. Donde hay sedes tan importantes como el Parlamentarium o el Berlaymont (donde se aloja la Comisión Europea) Para verlo tenéis también este free tour que me han dicho que está genial.

Parque del Cincuentenario. En el Barrio Europeo, es uno de los parques más importantes de la ciudad. En él destaca un enorme arco del triunfo que forma parte del Palacio del Cincuentenario; este acoge el Museo del Cincuentenario (dedicado a las civilizaciones del mundo) el Museo de Historia militar, con una interesante colección de aviones antiguos, y el Autoworld (con más de 350 coches) 

Mont des Arts alberga de los principales edificios monumentales de Bruselas, ya que se empezó a edificar en 1910. Desde él hay unas vistas super buenas de la ciudad.

Con el frío, los ataques terroristas, las amenazas de ellos… Bruselas es un destino perfecto para que algo en vuestro viaje falle, por eso os recomiendo viajar con seguro. 

Obtén un 5% de descuento con el código AZVIAJERAS5

😉